Las bebidas estimulantes que se autodenominan “energéticas”

Dedicamos este artículo a las llamadas bebidas energéticas (la Organización Mundial de la Salud  dice que deberían llamarse bebidas estimulantes), tras comprobar que su consumo va en aumento, especialmente entre los adolescentes, y que muchos especialistas del ámbito de la medicina y la salud están advirtiendo de su peligrosidad.

La producción de bebidas energéticas en Europa se inicia en los años 80. El austriaco Dietrich Mateschitz fundó la empresa responsable de la marca Red Bull tras conocer este tipo de bebidas en el Sudeste Asiático. Desde entonces las ventas de este tipo de productos no han dejado de crecer y su consumo está cada vez más generalizado. De hecho, según una encuesta publicada en 2013 por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), el 68 % de jóvenes entre 10 y 18 años son consumidores de bebidas energéticas y, un dato casi increíble, el 18% de los niños europeos menores 10 años. El estudio se realizó en dieciséis países de la UE, España incluido, y en ella participaron 52.000 personas.

Igual de preocupante es saber que, entre ese 68% de jóvenes consumidores la mitad mezclan este tipo de bebidas con alcohol.

bebidas datos

¿Qué contienen las bebidas energéticas?. Una mezcla de sustancias pensadas para potenciar el efecto estimulante de la cafeína, que podemos considerar el ingrediente principal, a las que añaden algunas vitaminas y una cantidad elevada de sacarosa.

  • La cafeína es un estimulante del sistema nervioso central que produce un aumento temporal  del nivel de alerta y una reducción de la somnolencia. Las bebidas que contienen cafeína, como el café, el té o los refrescos de cola son conocidos por todos y muy habituales en la dieta, por lo que se puede decir que la cafeína es la sustancia psicoactiva más consumida en el mundo. En adultos sanos una ingesta moderada oscila  entre los 100 mg y 300 mg de cafeína al día. Como ya sabemos, el veneno está en la dosis, y, demasiada cafeína puede provocar efectos perjudiciales en la salud: peor calidad del sueño, alteraciones de la tensión arterial, palpitaciones cardíacas, náuseas, vómitos o incluso convulsiones. Una investigación publicada en marzo de 2016 en la revista International Journal of Cardiology detalló que su consumo por encima de los niveles recomendados aumenta el riesgo de padecer diversas complicaciones cardiovasculares.

    cafeina
    Molécula de cafeína
  • Casi todas las bebidas energéticas contienen una sustancia llamada taurina derivada del aminoácido cisteína, con un grupo sulfónico en lugar de un grupo ácido por lo que no puede considerarse un aminoácido en sentido estricto, aunque a veces se clasifica como tal. Se encuentra en los tejidos animales y, por  tanto, en alimentos como la carne, el pescado, los huevos y la leche (incluida la leche materna). Desarrolla funciones relacionadas con la digestión de las grasas y otras a nivel neuronal en el cerebro y en la retina. Una vez superada la etapa de lactancia podemos sintetizarla en nuestro organismo a partir de sustancias que obtenemos de la dieta (con excepción de la dieta vegana) por lo tanto la población en general no necesita suplementos, ni aportes extra de este compuesto. De hecho, la EFSA prohíbe a los alimentos que la contienen que declaren cualquier beneficio sobre la salud asociado a la taurina. Las dosis de taurina de las bebidas energéticas son seguras tomadas de forma aislada, pero podría aumentar los efectos nocivos de la cafeína. Un reciente estudio realizado por expertos de la Universidad de Bonn (Alemania), señala que las bebidas con cafeína y taurina tienen, a corto plazo, un impacto significativo en la contractibilidad del corazón lo que significa que pueden provocar arritmias cardíacas.
taurina
Molécula de taurina
  • Combinaciones de extractos de plantas como el  guaraná, el ginsen o el té verde, que se han utilizado desde siempre como estimulantes o para mejorar el rendimiento físico y que, en realidad, aportan más cafeína:  la guaranina y la teína son la misma molécula que la cafeína, si bien se siguen manteniendo los nombres diferenciados para poder identificar los posibles alcaloides adicionales que se asocian a la cafeína dependiendo de la planta de la que procedan.
  • Azúcares como la sacarosa  y la glucuronolactona (un derivado de la glucosa). En algunas latas  se cuentan hasta 15  cucharaditas de azúcar de mesa, con los efectos perjudiciales para la salud que ya conocemos: desde la caries hasta la diabetes de tipo 2.

Por si esto fuera poco, el problema más grave se produce al combinarlas con alcohol.

La doctora Iglesias, al frente de las urgencias del Hospital Parc Taulí de Sabadell ,es la autora principal de un artículo publicado en la revista de investigación «Medicina Clínica» dónde alerta de esta combinación: «El alcohol es un depresor del sistema nervioso central. Si me lo tomo con un excitante no me doy cuenta de cuándo me estoy pasando». Lo que quiere decir con esa frase es que el efecto depresor del alcohol en el cerebro es “camuflado” por el efecto estimulante de la cafeína en las funciones intelectuales y por lo tanto genera una falsa sensación de control, lo que facilita que se tomen decisiones equivocadas, como conducir un coche o seguir bebiendo (los que  mezclan  alcohol con estas bebidas son tres veces más propensos a llegar a estados de embriaguez lo que aumenta sus posibilidades de sufrir una intoxicación etílica).

Cada fin de semana atienden en urgencias algún caso de intoxicación por esta mezcla, sobre todo en jóvenes de entre 15 y 19 años: «Vienen con taquicardias, episodios de ansiedad o insomnio», explica.

También advierte de que “los jóvenes se las toman cada vez más para estudiar”. Sin embargo, a pesar de que estas bebidas les ayudan a permanecer despiertos, disminuyen la capacidad de retención en un 30%, así que no son aconsejables ni siquiera en época de exámenes.

redbul y otros

Hay quien confunde a estas bebidas con las diseñadas para deportistas, conocidas como bebidas isotónicas. Ambas tienen puntos en común, como la presencia de elevadas cantidades de azúcar, pero las bebidas energéticas contienen altas dosis de estimulantes, algo que no ocurre en las primeras.

En la lata de la bebida energética de la marca más famosa dice exactamente esto: “apreciada en todo el  mundo por deportistas de alto nivel, estudiantes, profesionales exigentes y por todos los que conducen largas distancias”. También dice ” no recomendado para niños ni mujeres embarazadas ni en periodo de lactancia”.
Apreciada no sé si será, lo que es seguro con todas las evidencias de las que se dispone es que no es adecuada para nadie y es claramente perjudicial en muchos casos, incluso para los deportistas profesionales: hay estudios que demuestran que el posible aumento del rendimiento deportivo entre un 3% y un 7% se paga con insomnio y nerviosismo después de las competiciones (‘”El uso de bebidas energéticas en el deporte: la percepción ,ergogenicidad y los efectos secundarios en los atletas masculinos y femeninos” estudio realizado por expertos en Madrid durante cuatro años con deportistas de élite de diversas disciplinas).

Lo de los estudiantes, especialmente si son menores de edad, ya lo hemos aclarado a lo largo del artículo.

Lo de profesionales exigentes es tan absurdo que creo que no se merece ni un comentario.

El único consumo responsable de este tipo de bebidas, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) puede realizarse por “un adulto sano de forma moderada y puntual”. Y aun así, es claramente sustituible por otras fuentes de cafeína a las que podemos añadir una cantidad de azúcar o miel mucho más razonable (o no añadirla) y una hidratación suficiente a base de agua.

No voy a defender los refrescos con cafeína, totalmente prescindibles en una dieta equilibrada, pero no son tan perjudiciales como las bebidas energéticas, no son lo mismo y debemos tenerlo claro todos los padres y madres y los que pretendemos ayudar a los demás a tomar decisiones que mejoren sus hábitos de salud.

Se acerca el Día Mundial de la Nutrición y esperamos poder transmitir esta información a todo el alumnado de nuestro centro. Un saludo y hasta pronto.

FUENTES DE INFORMACIÓN

http://molecularmente.blogspot.com.es/2016/02/cafeina.html

http://www.consumer.es/web/es/salud/prevencion/2014/10/24/220804.php

http://elpais.com/elpais/2017/02/16/ciencia/1487238163_191841.html

http://www.elmundo.es/salud/2016/08/04/57a37090468aeb88358b458f.html

http://www.abc.es/salud/saber-comer/20150226/abci-bebidas-energeticas-peligrosas-azucar-201502261543.html

http://www.enplenasfacultades.org/

http://biologia.laguia2000.com/bioquimica/la-cafeina-la-teina-la-mateina-y-la-guaranina-son-todo-lo-mismo#ixzz4hip66iwX

http://www.sinazucar.org/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s